Faros: La torre de Hercules


Situada en la ciudad de la Coruña en Galicia, (España).
Es el único faro romano, y el más antiguo del mundo.
Su altura es de 68 m. y  antigüedad del siglo I. fue declarada patrimonio de la humanidad en el 2009 por la UNESCO.

Este imponente faro que cierra el paisaje de la bahía de A Coruña y el cabo de las bellas playas de Riazor y El Orzán esconde entre sus cimientos numerosos testimonios de la rica historia de una ciudad que creció al abrigo de leyendas marinas rodeadas de brumas que relacionan el destino de sus habitantes con las hazañas de figuras míticas. Más allá de donde alcanzaba su luz, rumbo oeste, el mundo se perdía en el abismo: en el Finis Terrae, y sólo los más atrevidos osaban adentrarse en un océano Atlántico que parecía hecho a medida de los bravos navegantes celtas, romanos y vikingos.


Construido en tiempos de la dominación romana de la Península (siglo II a.C.), la Torre de Hércules debe su ombre a una de las leyendas más hermosas que nos han llegado sobre el semidiós del panteón griego. La tradición atribuye su construcción al mismísimo Hércules, que antes de llegar a estas tierras ya había colocado a ambos lados del estrecho de Gibraltar sus famosas columnas y fundado varias ciudades españolas: Zaragoza, Teruel, Barcelona y Urgel, antes de guardar sus tesoros en Toledo.
Al parecer el gigante maléfico Gerión, perseguido por Hércules por haber deshonrado a su hermana, habría buscado refugio en una cueva de un promontorio abrupto. Hércules lo encontró dormitando, lo despertó y ambos se batieron en una lucha a muerte, de la que hércules resultó vecedor, según nos refiere la Crónica General de Alfonso X El Sabio.

En memoria de aquella gran victoria, el héroe hizo construir un faro en el lugar donde había enterrado la cabeza del gigante. Hecho lo cual, ordenó tallar en el mismo los nombres de las personas que admiraran su obra. La primera mujer que lo hizo se llamaba Crunna, tan hermosa como la ciudad a la que prestó su nombre: La Coruña.


Aquella construcción fuer reformada en el siglo XVII por el arquitecto Amaro Antúnez, que tuvo que perforar las bóvedas romanas para poder instalar una escalera que sustituyera la rampa circular de acceso por la que se acarreaba la leña que servía para hacer el fuego que orientaba a los barcos. El aspecto que hoy ofrece el monumento se debe a la restauración que en 1791 promovió el rey Carlos III y dirigió el ingeniero Eustaquio Biannini.

El paseo marítimo que rodea este extremo de la península coruñesa, que une el castillo de San Antón con la playa del Orzán, ofrece la posibilidad de disfrutar de un paisaje incomparable, con paradas obligadas en las Casas del Mar y del Hombre, obra esta última del japonés Arata Isozaki. Al pie de la Torre, un parque escultórico, con obras de artistas gallegos alusivas al panteón celta, a la rosa de los vientos y al propio héroe herculino, introduce al viajero en un mundo mítico que los coruñeses, o ártabros si nos remitimos a los primitivos habitantes del lugar, visitan a todas horas, pero especialmente durante la puesta de sol, en busca de una señal que les devuelva a sus orígenes.

Parque Escultorico
Parque Escultorico:

Este museo al aire libre se extiende por la península de la Torre, Punta Herminia, O Acoroado y el Cabal de Pradeira, a lo largo de 47 ha, es decir, ocupando parte de los límites de la zona del entorno de la Torre (core zone). Las esculturas se distribuyen en el espacio verde que rodea la Torre, en un juego de perspectivas muy sugerente y en diálogo permanente con el propio monumento. La temática elegida por los artistas puede ordenarse en torno a varias vías temáticas:

 

Los relatos mitológicos que vinculan la fundación de la Torre con el propio Hércules o con el caudillo celta Breogán, al que la historiografía del siglo XIX relaciona con el origen del propio monumento.
Las referencias al mundo del mar, a la navegación y a las rutas, que nos hablan de esa vocación marinera que aparece intrínsecamente unida al pasado del pueblo gallego desde los inicios de su historia.


En este espacio escultórico se han integrado una serie de elementos preexistentes que se explican dentro de su contexto histórico por medio de paneles informativos que difunden el valor que tienen dentro de este paraje. Entre ellos podemos destacar: el Monte dos Bicos, el Cementerio Moro y las balizas que ayudan a la navegación.


Vídeo: Arquitectura e historia de la Torre de Hércules.

video

La Torre de Hércules es el único faro romano que desde sus orígenes hasta la actualidad ha cumplido con su función primigenia, la de servir de señal marítima e instrumento de navegación para las embarcaciones que en su travesía atravesaban y atraviesan el corredor atlántico.





No hay comentarios: